jueves, 22 de noviembre de 2012

ONCE UPON A TIME... TWO VOICES



- Lo … lo siento. De verdad que lo siento mucho, solo intentaba
bromear. Pase por favor, pase. Gracias por el vino, es todo un detalle. Póngase cómodo mientras yo voy un momento a la cocina, abro la botella para que pueda respirar y de paso aprovecho para cortarme la lengua.

- Esto... no se preocupe... no es un gran vino precisamente, no creo que necesite respirar demasiado

- El vino? No me refería al vino!!! a quien tengo que darle un respiro es a usted que, en cuanto he abierto la boca, le ha cambiado hasta el color.



Me enorgullezco de considerarme un tipo bien educado siempre que la ocasión lo permite, incluso galante con las damas que se cruzan en mi camino. Pero esta me lo estaba poniendo realmente difícil, es como si conociese mi punto débil y disfrutara metiendo, una y otra vez, el dedo en la llaga de mi timidez. Venga chaval, que tu puedes con esto, intenta distraerte, no es más que otra de tantas comidas de negocios. Mira a tu alrededor en busca algo que entretenga tu mente. Piensa que en una hora, a lo sumo dos, estarás de nuevo en tu santuario privado deleitándote en el placer de gozar de esta nueva diosa de tu iconodulia. Graba en tu frebricitante mente todos los detalles de su cuerpo, de sus gestos, de su olor para hacerla realidad en tus fantasías. Aprovecha la ocasión, que ella misma te ha servido en bandeja, de tenerla cerca. Puede que no vuelva a repetirse jamás.


Descarté mentalmente la idea de cortarme la lengua, pero no porque no me lo mereciera, sino porque estaba claro que mi invitado sorpresa no parecía muy dado a hablar, y si el peso de la conversación no recaía en mi, la comida acabaría convertida en una deprimente escena de alguna de aquellas viejas películas mudas. Comprobé que todo en la cocina estuviera a punto. Descorché la botella y me dirigí, como haría cualquier buena anfitriona, a atender a mi invitado.

- Bueno, pues ya estoy aquí!!... Como verá no me he cortado la lengua, pero no se preocupe, me la he atado bien corto. Le apetece una copa de vino?

- Sí, muchas gracias

- Por cierto, me llamo Vi. En realidad es Virginia, pero todos me llaman Vi.

- Aurelio. Aurelio Márquez.

- Aurelio??.. un nombre poco común, pero original... mmm Aurelio ...me gusta como suena.

- Gracias

- Bien, pues una vez hechas las presentaciones, pasemos sin más preámbulos a la mesa. Voy a por lo esencial, la comida.


Observé como se dirigía hacia lo que yo suponía debía ser la cocina. En ese momento me di cuenta del magnifico culo que tenía. El vestido se lo marcaba de una forma sugerente e incitadora. Era ella consciente de ese detalle? Era premeditado o solo una casualidad? Estaría intentando provocarme? ... Aurelio Márquez, déjate de estupideces y limítate a disfrutar de la agradable visión, que ya tendrás tiempo después para suicidarte con tus dudas.

Oí unos pasos y al momento la vi aparecer de nuevo en la sala empujando uno de esos carritos auxiliares en los que supuse habría dispuesto todo lo necesario, para evitar levantarse continuamente de la mesa. Que previsora, eso me gusta.



Cuando entré en la sala seguía igual que cuando lo dejé, plantado en medio y mirando hacia la puerta del pasillo. Al final este tipo se va a ganar a pulso el apelativo de rarito que le puse sin pensar. Bueno, sin pensar no, que yo sepa, nadie le ha visto nunca acompañado ni, según las malas lenguas, ha llevado a ninguna mujer a su casa... Ohh... mira que si es gay!!!. No, no, no puede serlo, tampoco se le ha visto con otros hombres. Verás tu como al final es un rarito de cojones bonita, menudo ojo clínico que tienes a la hora de elegir a los hombres

- Nos sentamos?... No sabe cuanto le agradezco que haya aceptado comer conmigo.

Nos sentamos y comenzó a hablar y hablar sobre cosas banales. Miré discretamente el reloj, llevábamos media hora y aún no había sacado el tema sobre el que quería consultarme.



- Seguro que no tenía ningún otro plan?... No me perdonaría habérselo estropeado. No crea que me ha pasado desapercibido su gesto para mirar que hora era.

- Discúlpeme Vi, es que no estoy acostumbrado a … bueno, solo me preguntaba sobre el motivo de su consulta.

- Ahh eso!!!... mi consulta!!!... Querido, es bien cierto que los grandes negocios se firman durante comidas, pero dada la imposibilidad de hablar con la boca llena, debe usted saber que el tema en cuestión jamás debe abordarse hasta no llegar a la sobremesa. Café, copa, puro y acuerdo... o no. Dependiendo de las condiciones.

- Interesante reflexión. Le prometo tenerla en cuenta en el futuro.

Además de guapa y de estar buenísima, encima la jodida es lista. Aurelio lo llevas claro.

- Qué le parecen las lentejas? Le gustan?...

- Si, gracias. Están muy buenas, me recuerdan a las que hacía mi abuela

- Vaya.. eso si que es todo un cumplido!!!. Se que no es un plato para servir en un día festivo, pero no esperaba tener invitados y, como entre semana ando demasiado liada para meterme en la cocina, los domingos suelo jugar a las comiditas.

- Pues debo reconocer que juega usted estupendamente.




Por fin!!! el muro que hasta entonces nos había mantenido separados había desaparecido. Ahí tienes tu oportunidad chica, no dejes que se te escape. Sigue hablando, haz que se sienta cómodo, teje tu red.

No se en que momento pasó, ella seguía hablando, y de pronto, me dí cuenta de que me sentía cómodo, tanto que incluso me atrevía a bromear. Llegamos al momento del café relajados y sonrientes, cualquiera que nos hubiera visto podría haber asegurado que hasta felices.

- Y bien Vi?. Le juro que me tiene intrigado el motivo de su consulta.

- Ya, ya... a mi también. Llevo un rato dándole vueltas a como plantear la cuestión. Bueno, allá voy!!! Usted es asesor financiero no?

- Si

- Pues necesito que me asesore para mejorar mis finanzas.

- Ese es mi trabajo.

- Quiere una copa?...Yo sí voy a necesitarla.

- Tan serio es...

- Que me diría si le digo que estoy planteándome montar con una amiga un restaurante erótico?

- Pues le diría lo que se dice cuando no se sabe que decir, ...que debería estudiar la propuesta. Un restaurante erótico??? Lo dice en serio? de donde diablos sacado esa idea???



Eso me gustaría saber a mi también. Un restaurante erótico para parejitas? Menuda consulta, mi ingenio debe estar partiéndose el culo a mi costa mientras toma el sol en alguna isla tropical. Maldito subconsciente, como puedes ser tan hijo de perra!!! si te pillo te aseguro que te mato. Joder que cara me va a salir la brillante idea de sexo fácil y a domicilio!!! Debería haberme cortado la lengua cuando tuve la ocasión. Ahora venga bonita... a rebuscar en tu descerebrada cabeza algo medianamente creíble.

Necesito datos, ideas, necesito algo,lo que sea que me de tiempo para pensar ...

- Más vino? O prefiere usted algo más fuerte? Creo que va.. que vamos a necesitarlo. Los dos...










1 comentario:

  1. Beau Brummel ha dejado un nuevo comentario en "ONCE UPON A TIME... TWO VOICES":

    "Iconodulia"… es ud toda una Vikypedia andante, MiLady. No quiero ni imaginarme lo educativo que sería poder bucear entre las páginas de sus conocimientos. Un placer de tomo y lomo ;)

    Además muestra ud grandes conocimientos sobre el comportamiento y costumbres del homo timidus. ¿Fruto de la observación o de la experiencia? Admito que, en parte, me veo retratado entre sus líneas. No sabe ud bien lo mal que se pasa teniendo una oportunidad así y sentirse tan bloqueado que te comportas como un membrillo y la dejas pasar, para luego tirarte de los pelos…

    Aguardo la con-ty-nui-ty, Milady de Ayam.

    Besos, ceñidos ;)

    ResponderEliminar