miércoles, 25 de mayo de 2011

" TRIADA "

( I ).


Entré con mi amiga Malena en el acogedor apartamento de primera línea de mar que acababa de alquilar por cortesía de mi nuevo pretendiente. Habíamos decidido que nos merecíamos un descanso tras las duras semanas que acabábamos de pasar para poder inaugurar a tiempo su nuevo negocio. Malena dejó su bolsa de viaje en la sala principal mientras recorría con la vista el pequeño salón.




  • Chica que monada!!! Cómo lo has conseguido?

  • Pues como se consiguen estas cosas hija, llamando a un amigo que tiene un amigo que conoce a alguien que tiene un amigo que es dueño de esta polvera

  • Desde luego Paula, nunca dejará de sorprenderme la cara que le echas a veces.

  • Ay querida, acaso crees que lo conseguí por mi cara bonita? De acuerdo... es cierto que me han hecho un precio especial y que no lo pago yo, sino Miguel, pero pagar, ha de pagar por él como todo hijo de vecino. Además, a ti que más te da. Tu eres mi invitada.

  • Sí claro, tu invitada!! Y que se supone que debe hacer “tu invitada”?- y acompañó la frase con un obsceno gesto de su boca.

  • Pero que bruja llegas a ser!!! Lo primero que has de hacer es ponerte cómoda mientras yo pongo musiquita para caldear el ambiente y termino de preparar la cena, Miguel no tardará, y estoy deseando ver la cara que pone cuando nos encuentre aquí a las dos. Quieres tomar algo?




Me quedé trasteando la cadena de música y luego en la cocina, mientras Malena se perdía en el interior de una de las habitaciones. Al cabo de unos minutos nos encontrábamos ambas en la terraza del apartamento disfrutando de la brisa marina y descorchando la primera botella de buen vino, también por cortesía de nuestro anfitrión, de la noche.

  • Bueno, ahora cuéntame, con muchos pelos y con muchas señales, quién coño es este Miguel. La última vez que nos vimos tu estabas coladita por aquel viejo pez gordo y yo intentaba decidir si me casaba con Jose, me liaba con Susana o te raptaba y nos fugábamos a Australia.

  • Miguel es el propietario de uno de los negocios en los que hago mis prácticas, y además es todo un caballero de los que ya no quedan.

  • Mujer alguno más quedará digo yo no?

  • No como él, ya verás, cuando lo conozcas me darás la razón.

  • Y si es tan caballeroso como dices qué crees que opinará de la sorpresita que vamos a darle? No se molestará?

  • A cuantos hombres conoces tu que les sirvan en bandeja dos hembras como nosotras y que se den media vuelta?

  • Ay bonita... Hombres? Ninguno. Maricas? mmmm.. unos cuantos ... jajajaja. Tienes toda la razón. Así que vamos a lo que realmente importa. Y tu Miguel … que tal se porta en la cama? Espero que tenga cuerda para las dos

  • mmm.. Verás, ese el quid de la cuestión, la verdad es que no lo sé, no tengo ni puñetera idea de como se desenvuelve en ese terreno. Aún no nos hemos acostado ni una sola vez.

  • Es coña no? Estás de coña no?Dime que estas tomándome el pelo, por favor... dime que no es cierto lo que dices. Chica tu estás fatal!!!. Pero cómo se te ocurre montar este numerito, imagina que el pobre es impotente, que Dios no lo quiera. pero y si lo fuera? Has pensado en como se sentirá?,por no hablar de nosotras, hija si pegar un gatillazo con una es frustrante imagina lo que debe ser con dos. De verdad que no te entiendo, o sea, que durante meses se lo estuviste negando a tu pez gordo, que el pobrecillo hasta hubiera pagado por vernos y, ahora vas y se lo regalas a tu nuevo Dandy por la cara y sin saber si el tio vale la pena? Perdona que te lo diga Paula, pero estás loca, estás rematadamente loca.

  • No lo ves.?.. No ves que esa es una de las razones por las que lo hago, si no funciona siempre podemos apañarnos nosotras solitas y dar por buena la noche. Y sobre lo de si es impotente la verdad es que no creo que lo sea, que algo he podido comprobar. A lo último mejor no te respondo, ya sabes que yo siempre he sido muy mal mandada, hija que noche tras noche te pidan lo mismo una y otra vez es tan cansino como desmotivador. Por eso he pensado que si a este se lo doy la primera noche no estará dándome la matraca día sí y día también con lo de que le monte el numerito y esperará a que quiera sorprenderle de nuevo.




De lejos les llegó el sonido de las llaves en la cerradura. Miguel acababa de entrar impecablemente vestido apoyándose en un fino bastón de plata, más por coquetería que por necesidad, y se dirigía con paso firme hacia ellas.

  • Señoras... pero que grata sorpresa descubrir que el placer que esperaba se ha duplicado. Preveo una encantadora velada en compañía de las dos damas más bellas de toda la comarca.

  • Miguel, te presento a mi amiga Malena

  • Enchanté madamoiselle, será un placer disfrutar de su compañía- dijo tomando su mano rozándola apenas con sus labios.- Si tus amigas son así de hermosas, ardo en deseos de conocerlas, a todas. Y tu querida, tu... estás preciosa esta noche.

  • Gracias Miguel, de parte de las dos, porque creo que mi amiga ha perdido el habla … y los modales jajajajajaja

  • Yo...Perdón, lo.. lo siento, no sé que me ha pasado. Encantada de conocerte.- balbuceo Malena

  • No se preocupe usted señora mía, queda mucha noche para conocernos, la cena, a juzgar por el aroma que llega de la cocina, y el vino se me antojan inmejorables y el sueño en tan grata compañía lo presiento imposible – Contestó Miguel mientras las miraba de arriba a abajo, advirtiendo en el ambiente el presagio de algo inusual, como una invitación a una velada extraordinaria.

  • Gracias eres, perdón quiero decir, es usted muy amable.

  • Tuteeme querida, tuteeme se lo ruego.


La cena, que no por sencilla resultó menos exquisita, estuvo amenizada por el escarceo verbal que, a punto de finalizar los postres empezaba a convertirse en un toma y daca de confidencias y complicidades, y cuyo tono subía, grado a grado, la temperatura continuamente, abriendo las puertas a la intimidad y apagando las luces de la inhibición.


(Continuará...)





1 comentario:

  1. Un perfecto caballero ese Miguel, Lady Ayam. Veremos a ver si, además, llega a ser un caballero perfecto.

    Me ha dejado ud con las ganas de mmmmás, pero sé por experiencia que el placer, en parte, está en la espera. Miguel, Malena y, ¿quién es la tercera en concordia, Lady?

    Definitivamente deliciosa esta sexperiencia de ver a Miguel tras el cristal, donde la maravillosa prosa de una bella mujer crece al mismo ritmo que nuestro deseo… de seguir las evoluciones de los personajes. De su Miguel, de Mi…guel y mío también.

    Suyo en carne y alma

    Beau Brummell.

    ResponderEliminar