jueves, 16 de julio de 2009

BUENOS DIAS


Hoy me ha despertado la calidez de tu cuerpo junto al mio. Suavemente he apartado la sábana que te cubría para poder contemplarte furtivamente. Con el roce suave de un solo dedo para no despertarte, te recorro lentamente, disfrutando del tacto de tu piel, bajando desde el cuello hasta tus hombros, de tus hombros a tu pecho, siguiendo por tu vientre el camino desnudo que me lleva hasta ese lugar concreto y secreto que comienza a palpitar al sentir mi presencia.

Tu sexo se ha despertado antes que tu, lenta y perezosamente me da los buenos días mientras sigo dibujando su contorno con mi dedo, presionando, acariciando, sintiendo como se endurece a la vida, como se tensa al deseo de entregarse a mi juego.

También el mio comienza a sentir. Pequeñas descargas nacen desde ese punto al que anoche le arrancaste mis gemidos, descargas que van aumentando y que intento retener presionándolo con la mano que tengo libre. Ahora es mi mano abierta la que acaricia tu miembro, que va endureciéndose al tiempo que yo voy humedeciendome.

Mis manos acompasan los ritmos, arriba, abajo, arriba... te agitas sin abrir los ojos, tu respiración se entrecorta con la mía, arriba, abajo, arriba...mis dedos penetran mi cuerpo sintiendo tu erección en mi mano. Y mi boca sedienta dispuesta a calmar esa sed de deseo de ese secreto placer que tu sexo en silencio reclama.

Entreabres los ojos cuando comienzo a chupar, a lamer, lentamente, vibrando esa intimidad solo mía que compartes, y comienzas quedamente a gemir como yo gimo, a sentir como yo siento, a gozar como yo gozo. Ahora ya no disimulas, y me miras directamente a los ojos, encendidos de deseo, quemándonos en las ganas, entras y sales de mi boca, más duro, más fuerte, más profundo. Tu mano se une a la mía empapándose de mi, llegando donde yo no he llegado, incrementando los ritmos, más deprisa, más adentro, más lejos, más arriba... nos perdemos y buscas comerme la boca, mientras la mia se pierde entre los jadeos de tu placer.

Tus dedos maestros en mi cuerpo me están haciendo enloquecer, gimiéndote ,siento en mi boca como estalla en un grito lo ya no puedes retener. Sin apartar las miradas, tus ojos fijos en los míos, subo lentamente hasta tu boca recuperando el aliento.


-mmmmmm ... buenos días!!!.


Tendidos, mirando al techo, abrazados, sonreímos satisfechos.




( ... no voy a dejar de escribir)

6 comentarios:

  1. Que perfecta manera de amanecer, que maravillosa manera de dar los buenos días
    Ayy!!! quien pudiera despertar asi cada mañana.
    Un saludo y un beso no tan anónimo.

    ResponderEliminar
  2. Jijijiji...
    amanecer con sed, hunediciendo los labios.

    Ayyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy!!!
    mejor escrito imposible. Megustó mucho tu escrito mañanero.

    besitos dulces...

    ResponderEliminar
  3. Quemante ardor corre por mis venas para abdicar al sabor carnal de una mañana lujuriosa...

    Besos ardientes


    P.D. Erotismo y letras, perfecta composición que nace de tu péndola.

    ResponderEliminar
  4. Porque será que el primero en despertar sea el miembro, mas atento a las caricias mas perspicaz a los dulces despertares.

    Un post deliciosamente perfecto !!

    besos ahi

    ResponderEliminar
  5. Tremendo gusto y placer el poder despertarse a toque de diana, armado, y teniendo a tu lado a una mariscal de cama dispuesta y con ganas de recorrer todo el misil, tanto con sus dedos, como con su lengua, para luego ir hundiéndolo poco a poco dentro del bunquer de su vorágine hasta conseguir que toda la carga se desparrame en su interior como último movimiento de las maniobras matutinas.
    Un remuac siempre for my Lady.

    ResponderEliminar
  6. Increible I Am... siempre quema!

    Magah

    ResponderEliminar