lunes, 15 de junio de 2009

EVOCANDO DESEOS...


Sentada en el asiento trasero de su viejo taxi, sintiendo como sus ojos clandestinos desnudaban mi intimidad a través del espejo público del retrovisor, escuchando sus disertaciones de filosofía pura de la vida, dejándome envolver por la cadencia de su voz y sorprendiéndome espiando su sonrisa, descubrí que la atracción no puede elegirse, que está o no está..., que cuando la encuentras, la sigues buscando, porque descubres que realmente es lo que andabas buscando, y que justamente es eso lo que necesitas para seguir sintiéndote vivo.

Desde hace unos días me sorprendo pensando en ti de manera puramente carnal. Un simple deseo casi inconsciente que busca satisfacer mis fantasías que crecen día a día, quizás solo fruto del morbo,... quizás solo del deseo de sentirte tan adentro que hasta me da miedo.

Y me veo acercándome casi desnuda, por detrás, tapándote los ojos te susurro al oído “dejate llevar...ven hasta donde tu me haces llegar...” Y tus manos acarician mis piernas, subiendo por mis muslos desnudos hasta aferrar mi trasero fuertemente por unos instantes antes de levantarte y girar, poniéndote en pie, frente a frente. Y mi lengua roza tu boca, en un juego por morder tus labios, abrazados al ritmo de nuestras risas y bailando en el movimiento de nuestras caderas restregándose en un cuerpo a cuerpo buscando su excitación.

Abrazados me comes la boca con hambre de tiempo de abstinencia, y casi pierdo el sentido cuando tu lengua llega a mi cuello y siento el tacto de tus manos en mis hombros, en mis pechos, recorriéndome, bajando por mi vientre, jugueteando tus dedos en el contorno de mi tanga cada vez más húmedo, y noto crecer algo bajo tus pantalones.

Inmóvil observas mi cuerpo desnudo y una sonrisa que me provoca se dibuja en tu cara, no me resisto a la tentación, desabrocho con prisas el pantalón dejando libre tu virilidad, disfrutando de su visión, y mi lengua y mi boca la hacen suya mientras mis manos no dejan de acariciarte, disfrutando ambos de ese comer y ser comido.

Quieres que pare y tiras de mi, y me empujas contra la pared perdiéndose tu cabeza entre mi pecho, mordiendo, lamiendo, pellizcando mis duros pezones, y mis manos guían el camino que quiero que sigan las tuyas mientras me muero de deseo de que me poseas, mi mente queda ajena a todo lo que no sea el placer de tus dedos dentro de mi, llevándome a la perdición, estallando en gemidos que empiezan a llenar el espacio que nos rodea.

Bruscamente, por sorpresa, me volteas contra la pared y embistes sin piedad, penetrándome sin descanso, una y otra vez, incapaz de sentir remordimientos a pesar de mis gemidos, hasta que arrancas a mi garganta un grito de infinito placer. Y no hay nada que yo pueda hacer, mis sentidos se funden en uno solo, concentrados únicamente en tus movimientos, mientras me sujetas fuertemente, sin dejar de besarme la espalda, dándome lo que más quería, lo que más deseaba, follándome como nunca antes me había follado ningún otro hombre.

Y de nuevo me sorprendes,.. cuando creí que me lo ibas a dar todo, te paras,.. como un castigo, me llevas hasta las puertas del máximo placer sin dejarme penetrar por ellas. Y vuelvo a encontrarme frente a tus ojos que me reclaman que acabe lo que hemos empezado. Sin perder tiempo tumbados en el frío suelo sin importarnos nada, salvajemente te cabalgo sin tiempo a reaccionar y puedo adivinar por tu cara que estas a punto de llegar al mismo lugar recóndito del placer en el que yo ya casi me encuentro, lentamente llego al éxtasis con gritos cada vez más fuertes, buscando comer tus labios, mientras me corro te vacías dentro de mí ahogando tu grito en mi boca.

Y así nos quedamos, permanecemos quietos, enredados los cuerpos hasta que nuestra respiración se calma y nuestros solitarios corazones recuperan su ritmo habitual.

Con los ojos cerrados evoco todos esos momentos de placer, cada caricia, cada gemido, sintiéndolos presentes en mis fantasías armadas...

Ocurre que a veces una persona despierta en nosotros algo especial, ocurre que a veces tenemos sensaciones que no podemos controlar, quizás en mis sueños, quizás en los tuyos, esta historia pueda repetirse... quizás...solo quizás mi querido taxista.

14 comentarios:

  1. Ufffff!!!!!... my niña!!!! recuerdame que sea taaxista la próxima vez que nazca.
    Te superas cada día
    Besazosss arrabaleros para ty

    ResponderEliminar
  2. ES VERDAD, a veces hay personas con las que tenemos piel y nos encienden deseos de fuego...me pasa contigo!! excitante y bello relato linda...beso tus labios

    ResponderEliminar
  3. WAOOOOOOO!!!!! QUE FUERTE!!!! pero si hasta yo lo he sentido... lo que no entiendo es porque tiene que ser un taxista con el poco morbo que tienen, ahi tripones, sudorosos sentados todo el dia, la imagen del antierotismo, en fin tu sabrás

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tus palabras Ricky. Besos gitanos para ti.

    Mmmm Erker.. la piel!!!! que enciende el fuego al solo roce y ya nada importa salvo quemarse entero y sin remedio.. mi piel, tu piel.. excitante lengua poeta que navega intimidades descubriendo profundidades... como tu boca.

    Nora, jajajaja.. a cada uno le pone lo que le pone y sin remedio.. besos wuappa

    ResponderEliminar
  5. Una grata sorpresa....
    Saludos

    pacobailacoach.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. Saludos para ti también Paco, gracias por visitar mi intimyty

    ResponderEliminar
  7. interesante leerte... me encanto :) saludos desde Peru

    ResponderEliminar
  8. Sigue siendo un auténtico gustazo y un placer poder leerte y mucho más aún poder soñarte.
    A ver si consigo estar en la parada adecuada, en el momento oportuno y en la situación más propicia.
    Remuacs my Lady.

    ResponderEliminar
  9. Gracias y bienvenido Almacero. Saludos desde Spain.

    Gracias My Lord, seguro que sí, que un día se da la conjunción adecuada de los planetas y nos encontramos en la parada adecuada, en el momento oportuno, y en la situación más propicia para que 7 segundos puedan ser la eternidad.Muacksss

    ResponderEliminar
  10. Jejejejejeje, por fin paso a visitarte y a agradecerte tu presencia en mi pedacito de cielo y me encuentro con esta sorpresa de blog.
    Me encantó!!!
    Realmente, esta entrada es estupenda!

    Seguiré tus huellitas de cerca.

    Beshitos dulcitos...

    ResponderEliminar
  11. guauuuu que buen comienzo para un domingo!!!
    Has logrado poner en alerta mi hombría...
    No se si buscar un taxi, conducido por una dama, o esperar que tu buscas un taxi...
    un beso amiga.

    ResponderEliminar
  12. Gracias y bienvenida a este blog @ngelluz, me alegro que te haya gustado.. Beshiñoss para ty.

    Jajajajajaa Goyo... si llevas tu el taxi y me recitas tus poemas durante el trayecto no llegaremos nunca al destino, nos inventaremos uno ... besos tiernos mi amigo

    ResponderEliminar
  13. Amén amiga. Semejante encuentro, la pantalla esta sudorosa!

    Besos

    Magah

    ResponderEliminar
  14. jajajajajajaj Magah... en serio? tanto calor hace por allá?

    Besos linda

    ResponderEliminar