lunes, 22 de junio de 2009

ANOCHE TE VI...


Con el paso de este tiempo que llevamos juntos pese a la distancia, trás pasar los días que hemos dejado como un pasado fugaz, breve pero intenso, veo, presiento, creo y deseo que por delante tengamos un futuro inmenso, pleno de pasión pero incierto de momentos.

Cierro los ojos y imagino el tacto de tus labios, el sabor de tu lengua, el contorno de tu cuerpo desnudo frente a mí, el calor de tu piel al contacto con la mía.

Algunas noches me despierto mientras tus jugos se derraman en mi boca, saboreando aún las gotas de sudor que caen por tu espalda tras haberse unido nuestros cuerpos, notando como nuestra respiración se acelera por el deseo y la pasíon que nos invade a cada momento.

Esas noches te tengo en mi cama, te tengo junto a mí, pero cuando despierto, cuando vuelvo a la realidad de mi vida, de nuestras vidas paralelas sin tocarse y sin cruzarse, sigues en mi cabeza.

Alguna vez deseo poder parar el mundo durante un instante atemporal para tenerte para mí solo. Deseo escuchar tu voz contándome historias que aún no siendo compartidas en la vida real, si lo son en esos momentos. Deseo que mis manos vuelvan a sujetar firmemente tu cintura. Deseo tus ojos clavados en los míos gritando a los cuatro vientos que me deseas, que me necesitas, sabiendo que los míos te dirán lo mismo. Deseo acariciar tu espalda. Deseos besar tus hombros desnudos. Deseo tus manos entre las mías. Deseo tu cuerpo y poder entregarte el mío.

Me gustaría poder fundirme contigo y formar un solo cuerpo para disfrutar juntos de nuestra lujuria, compartir contigo silencios mientras nos abrazamos, que notes como una parte de mí te aguarda, te necesita y la notarás en todo su esplendor pegada a tí al tiempo que nuestras ropas vayan cayendo al suelo.

Necesito confesarme contigo regados en vino. Deseo derramar ese mismo vino entre tus piernas para beberlo mezclado con tu esencia. Deseo y necesito emborracharme con tu presencia. Necesito hacerte objeto de mis lujurias inconfesables.

Estos últimos días fue mi mente la que te dibujó, la que te vistió y desvistió. Fue mi mente y mi imaginación la que penetró en tu interior, la que se dejó acariciar por tu boca, la que puso palabras en tus labios y la que se sintió acariciada por tus manos, por tu cuerpo.

Un día será tu cumpleaños y ojala pueda regalarte una noche de vino y sexo. Y si no es posible, ojalá pueda regalarte algo como lo recibido por mí.

Anoche te vi en mis sueños.

3 comentarios:

  1. Pienso en ti, pienso.. no pienso, Siento, solo siento.. te siento en mi.
    Moi non plus

    ResponderEliminar
  2. Uhm... bonita descripción de una noche de sexo y pasión. Alguna vez en el pasado escribí cosas parecidas. Sabes... me llamo inti (dios del sol en quechua) y me llamó la atención el titulo de tu blog. Blogs que veo que tienes y no se a cual dirgirme, jeje... ¿Cuál es el que más frecuentas? Saluditos y gracias por tu comentario en mi blog.

    Un abrazo, un beso y una flor!

    PD: me ha gustado como has explicado las cosas en el blog de javier, sobre el asesinato del mosquito.

    ResponderEliminar
  3. AMEN, amiga, que se haga realidad! Es necesario!
    Un placer a lo lejos.

    Besos

    MAGAH
    http://magasinropas.blogspot.com/

    ResponderEliminar