viernes, 29 de mayo de 2009

LADY REBECA - II -


Buenas noches querido My Lord, nuevamente me veo obligada a faltar a nuestra cita, las tareas de una dama son más numerosas de lo que imaginais. Como no quiero faltar a la promesa que os hice en su día, de nuevo os dejo para que os acompañe esta noche otra parte del relato que hace unos días comencé a contaros, esperando siga siendo de vuestro agrado.

Continúo aquí relatando lo que aconteció aquella noche en la vida de nuestra pequeña y ya querida Lady Beca:


"...El joven amante bebió con pasión los jugos que su adorada le brindó, y una vez saciada su sed, y aprovechado que Beca aún no se había recuperado se colocó sobre ella y la obligó a separar las piernas, suavemente empezó a arremeter contra ella, que temblaba ante lo que iba a ocurrirle, pues había oído cosas horribles acerca de lo que les ocurre a las damas cuando son tomadas por primera vez, pero el amor o el deseo, pudo más que sus miedos, y se relajó dando así conformidad a el ardor del joven. Este, viendo que ya no se le ofrecía resistencia, suavemente comenzó penetrar cada vez más profundo.


Beca sintió como algo en su interior se rompía y quiso apartar a su amante, pero este lejos de ceder presionó con más fuerza al cuerpo que tenia debajo y beso con una mezcla de dulzura, pasión y lujuria la boca de su dama, ahogando las quejas de esta, en espera de que ese rechazo desapareciera, embistió así el joven cuan profundo le fue permitido y permaneció inmóvil en el interior, nuestra niña quizás por incomodidad, quizás por instinto, comenzó a moverse siguiendo un ritmo que nacía de lo mas profundo de su ser y que pudo comprobar que complacía a su amante y al momento reconoció que ella misma se sentía complacida en ese movimiento, del que ahora los dos cuerpos eran partícipes. El muchacho la penetró una y otra, y otra vez, arrancando los gritos y gemidos más ocultos, deliciosos y placenteros de Beca, haciendo que se corriera cada vez más fácilmente, y con mayor complacencia. Nuestra dama se entregó esa noche hasta diez veces a su amante, que no la defraudó ni una sola.


Este acontecimiento permanecería durante largo tiempo en la memoria de Lady Beca, que hasta pasados muchos años no volvería a encontrar casualmente a su joven amante de una noche..."


Acabo aquí mi relato, esperando haya sido de vuestro agrado
Como siempre My Lord, os envío mis más oscuros y lujuriosos deseos.




Por siempre vuestra. Lady Rebeca

2 comentarios:

  1. me gusto mucho el concepto que manejas en tu blog.

    ResponderEliminar
  2. hola guapa!! que gran texto!! mistico, oscuro y sensual...me encanta!! te sigo, te mando profundos besos en tu cuello...

    ResponderEliminar