viernes, 3 de abril de 2009

LA CHICA DE IPANEMA... - I -


Moça do corpo dourado, do sol de Ipanema, O seu balançado é mais que um poema.-Tu bajas en Galleao, aeropuerto de Rio y al menos a mi, la Moça de Ipanema me extremece las neuronas.
Acababa yo de llegar al hotel, Rio, Ipanema en todo su esplendor, eran como las 11 o 12 del día así que después de desempacar me puse mi traje de baño y ni tonto ni perezoso me fui a la alberca a darme un buen chapuzón antes de irme a la playa que es mi delirio.
Después de un par de horas en las que disfruté la playa, el sol y el mar y quitarme la sal y arena del cuerpo, decidí tomar una caipirinha en el jacuzzi que se encontraba a lado del bar, era de buen tamaño ya que tranquilamente cabían unas 10 personas. Ahí se encontraba una pareja con su pequeño, el papá se divertía con su hijo en una de las esquinas mientras que la mamá disfrutaba en la otra, a espaldas de su esposo.
Me ubiqué en la esquina contraria pero del mismo lado de la señora y me puse a disfrutar de mi bebida viendo el espectáculo de la playa y el mar y de las bellas chicas que ahí se encontraban, tratando de ubicar una eventual conquista.
Desde hacía varios minutos que sentía una sensación extraña, como si alguien me estuviera observando sin saber exactamente de donde provenía. Por respeto a la pareja que estaba a mi lado no había volteado a verles, quería dejarles disfrutar de su privacidad, sin embargo la sensación era cada vez más fuerte y entonces voltee para ver a la pareja; el señor seguía jugando con su hijo dándole la espalda a su esposa y era ésta quien me dirigía una mirada seductora e insistente.
Me sentí un tanto cohibido, pero dadas las circunstancias le sonreí y alcé mi vaso como si estuviera brindando por ella, la señora me respondió con una sonrisa muy coqueta para después morderse el labio inferior y verme de una manera bastante provocativa. Era una morena con linda cara, pechos de un tamaño normal pero que se adivinaban turgentes y cuyos pezones se dibujaban a través del traje de baño y unas piernas de encanto.
Me encontraba en una situación muy incomoda, tenía a mi lado una belleza de mujer que me estaba provocando abiertamente, pero a escasos centímetros de su esposo... no sabía qué hacer ni qué decir y no quería desaprovechar tampoco la ocasión en caso de que ella estuviera realmente interesada, pues ya me había ocurrido el encontrar mujeres provocativas pero que a la hora de la verdad nada de nada... no quería comenzar la platica por banal que fuera para evitar que el esposo se involucrara y sin embargo fue él quien dio la oportunidad de establecer la comunicación con su esposa... el niño quería ir a la playa así que después que la mamá decidiera quedarse a disfrutar del jacuzzi, ambos se fueron corriendo dejando libre el terreno.
Dado que había sido ella quien había comenzado el juego no me iba a andar con preámbulos así que la conversación fue directa...-hola lindura, en qué aprieto me metiste...--jajajaja me llamo Patricia... estás solo o vienes acompañado?--solo y todo para ti...--mmmhhhh entonces me voy a aprovechar...- me dijo volteándose hacia mí, pero guardando la distancia-mi habitación es la 203...y la tuya?- pregunté-en serio?... la 210.. al fin del pasillo...- me respondió-por mi, me gustaría llevarte a mi habitación ahora mismo... ardo en deseos...-- yo también .. .pero no puedo, tu comprendes... sin embargo por la noche vamos a ir a la disco a bailar un rato y como ya conozco al estúpido de mi marido, seguro se va a emborrachar hasta quedar sin sentido... siempre pasa igual – esto último lo dijo con un tono de disgusto-bueno, yo voy a ir también... pero y el niño?--no te apures, pedí el servicio de guardería así que vamos a tener libre toda la noche...- y me guiñó un ojo sonriendo, tenía la boca chica y labios carnosos, sensuales, con dentadura blanca y perfecta....
La conversación derivó entonces en conocernos, quienes éramos, qué hacíamos, gustos, diversiones etc. así supe que su esposo era agente de ventas y que se había ganado ese viaje, sin embargo la relación entre ambos se había vuelto rutinaria, sin pasión... además cada vez que salían de vacaciones a él le daba por tomar hasta quedar embotado... sentí pena por ambos pero bueno, no me quedaba mas que escuchar...
Vi en esos momentos que se acercaba el esposo con el niño y entonces me despedí de Paty con la promesa de vernos por la noche en la disco.
Aproveché el resto del día en la playa para después ir a comer al centro de la ciudad, de regreso dormí un rato y ya para las ocho de la noche estaba listo para irme a la disco... el local era amplio, con buenas luces y la música era estupenda, aún era temprano pero tenia ganas de pasar un buen rato, bailar y disfrutar de los concursos que se ofrecían, ya saben, camisetas mojadas, el embudo etc...
Me acomodé en una mesita cerca de la pista pero con una buena perspectiva del lugar, lo que me daba la oportunidad de ver quien entraba; a pesar de la hora ya había bastante gente... ordené una bebida y mientras la disfrutaba, un par de chicas se sentaron junto a mi, ordenaron también y entonces invité a una de ellas a ir a la pista de baile... –está bien- me dijo –pero te advierto que únicamente hemos venido a bailar, nada de proposiciones de ninguna especie, ok?- acepté y nos pusimos a bailar dejándonos llevar por la música. Así estuve alternando con cada una de las chicas más o menos durante una hora y media hasta que vi que Paty y su esposo entraban al local.
Se sentaron en una mesa junto a la pista enfrente de mi pero al otro lado, por lo que Paty y yo establecimos contacto visual; ella iba vestida con un vestido blanco ajustado al cuerpo que dejaba entrever su ropa intima que era súper sexy y unas zapatillas con tacón discreto. Ordenaron sus bebidas y se pusieron a bailar inmediatamente... los movimientos de ella eran francamente sensuales por lo que la mayor parte de los hombres se le quedaban viendo fijamente incluido yo mismo.
Aproveché para sacar a bailar a una de mis compañeras de baile y me acerqué a ellos lo más que pude, quedando de lado del esposo, por lo que me percaté que ya traía aliento alcohólico, sus pasos no eran del todo firmes pero aún estaba fuerte por lo que no me quedaba otra cosa que esperar... Paty estaba suculenta y de vez en cuando me sonreía coquetamente por lo que mi deseo por ella iba en aumento...
En esos momentos uno de los empleados de la disco anunció el primer concurso de embudo y pidió voluntarios... el esposo de Paty fue uno de los primeros y más entusiastas así que después de dos o tres muchachos le tocó su turno... se acercó a la silla, le dieron un embudo que puso en su boca y el empleado comenzó a vaciar una botella de tequila... la gente aplaudía y yo aproveché para acercarme a Paty por la espalda, le puse las manos en la cintura y le dije al oído... -estás preciosa ....- y ella me respondió pegando su cuerpo al mío –tu también estas guapo... oye...que traes ahí guardado?...- me preguntó –lo que mas te gusta y es nada más para ti...- le contesté mientras pegaba más mi pelvis a sus nalgas... más de un mirón se quedaron con la boca abierta por mi osadía. ...

SSIMON

No hay comentarios:

Publicar un comentario