domingo, 5 de abril de 2009

LA CHICA DE IPANEMA... - II -


Por fin el esposo dejó de tomar escupiendo el resto del tequila por todos lados, se había tomado mas o menos una tercera parte de la botella y la gente aplaudía mientras él reía de su hazaña... el estoque había entrado hasta el fondo, ahora no quedaba más que esperar.
Bastaron unos minutos nada más para que el esposo de Paty se pusiera impertinente, ambos discutían acaloradamente y él alzaba la voz profiriendo de groserías, el personal de la disco tuvo que intervenir pidiéndole que se retirara del lugar, Paty estaba roja del coraje y la indignación y para colmo él tomo la copa que tenia en la mesa y la bebió de un golpe... eso fue la puntilla. Ambos salieron del lugar, él se tambaleaba e iba diciendo incoherencias.
Me despedí de mis amigas y me fui atrás de ellos a una distancia prudente para evitar sospechas, sin embargo él cayó al suelo un par de veces y al ver que ella no podía sostenerlo me acerqué y les ofrecí mi ayuda...-perdonen, les puedo ayudar?- pregunté-por favor señor, mi esposo no se siente bien, se lo voy a agradecer- me dijo ella-yo estoy bien...no necesito la ayuda de nadie... quien es usted?- respondió el otro con los ojos perdidos-bueno, me he dado cuenta que ha perdido el equilibrio y pensé....- en esos momentos se iba a volver a caer por lo que lo sostuve y le pasé el brazo debajo del hombro...-déjeme ayudarlo amigo, su esposa no tiene fuerzas para sostenerlo- le dije, pero ya no pudo decir nada, balbuceaba estupideces y casi casi lo tenia que cargar, por fortuna llegamos a su cuarto, Paty abrió la puerta y lo dejé caer en la primer cama que tenía enfrente. Ella lloraba de indignación y de coraje...-es un patán, estúpido... siempre arruina las vacaciones ... no se como lo tolero...se lo he pedido muchas veces pero no entiende... le vale madre, es un pinche egoísta, alcohólico...- Abracé a Paty para consolarla hasta que se calmó; el aroma de su cabello y su perfume me excitaron y después de un unos minutos nos besamos en la boca con pasión, ella metía su lengua en mi boca y yo la mía en la suya, nuestros cuerpos se pegaban con ardor y mis manos recorrían sus nalgas duras y firmes, ella suspiraba de placer abriendo sus piernas y rozando su pelvis con mi muslo. Por mi parte estaba excitado al máximo y le pegaba mi miembro a su muslo mientras apretaba sus nalgas con mis manos...-vamos a mi cuarto le susurré, ya no puedo mas...--vamos- me dijo y salimos abrazados dejando atrás el mal momento...
Al cerrar la puerta de mi habitación, Paty y yo nos abrazamos aún con más pasión pero ahora sin inhibiciones, mis manos recorrían su cuerpo ardiente con soltura, acariciaba sus senos, su espalda, le susurraba al oído cuan linda era, metí mi mano por debajo de la falda y su intimidad estaba súper húmeda, mis dedos hicieron de lado su pantaleta y pude hundirlos en esa cavidad que anhelaba ser penetrada, ella a su vez me acariciaba la espalda, el cabello, el pecho... una de sus manos recorría a través de la tela toda la extensión de mi virilidad.
Tomé su vestido con ambas manos y lo saqué hacia arriba... ella levantó los brazos y vi sus senos desnudos fuera del sostenedor, sus pezones eran pequeños de color rosado... ella desabotonó mi camisa y aflojó el cinturón de mi pantalón, por lo que este cayó al suelo, después tomó mi short con sus dedos y de un sólo movimiento la bajó agachándose para quitar ambas prendas y tomar mi miembro con su mano y comenzó a besarlo para después iniciar una felación estupenda.
El placer era intenso y profundo como pocas veces lo había disfrutado, yo acariciaba su cabeza y tomándola de la nuca, la empujaba aún más profundo con el movimiento de mi pelvis, nada más se escuchaba el chupeteo de su boca y su lengua en mi verga.
Después de un buen rato de disfrutar en esta posición, tomé a Paty por los brazos, le quité el sostén, bajé sus pantaletas y tomándola en vuelo la cargué hasta tener a la altura de mi cara sus senos, la agarré de sus firmes nalgas y ella puso sus piernas alrededor de mi cintura... la fui deslizando lentamente hacia mi falo que se encontraba en su máxima erección, su vagina estaba tan húmeda que la penetré suavemente... ella gimió al sentir como entraba toda mi verga y me abrazó con fuerza, sus cabellos cubrían nuestras caras y nos besamos, la tomé de las piernas y comenzamos a movernos primero lentamente para después incrementar la fuerza y la pasión de nuestro encuentro.
Después de unos minutos, caminé hasta la orilla de la cama en donde recosté a Paty, el sonido sensual de un saxofón nos envolvió suavemente, me arrodillé abriendo al mismo tiempo las piernas de mi amante dejando al descubierto sus labios vaginales húmedos, su clítoris estaba rojo por la excitación, con suavidad abrí su vagina y comencé a deslizar mi lengua disfrutando de su textura, su olor y su sabor... apoyé la punta de la lengua en el clítoris y Paty se estremeció, apretó las piernas y sus manos tomaron mi cabeza, aquello era delirante, ella gemía de placer mientras yo lamía y hundía mi lengua en su sexo... con sus manos me alejaba de su vagina para luego atraerme aún con más fuerza y apretar mi cabeza con sus piernas, sus suspiros y susurros eran de un goce intenso, decía –así, así...que rico...mmmmhhhhh- con mis manos acariciaba sus nalgas, las apretaba o metía mis dedos en su vagina... mi lengua se deslizaba hasta su ano el cual lamía, con la punta apretaba como queriendo penetrarlo y Paty simplemente se retorcía de placer.
No había palabras, sólamente gemidos, suspiros, sonidos guturales, nuestra respiración era agitada, tenía la verga en su máxima erección y entonces deslicé a Paty al centro de la cama, abrí sus piernas y la penetré con firmeza, ella gimió diciendo –así, métemela toda... más, más....mmmhhhh... así que rico- yo estaba de rodillas en la cama, mis manos acariciaban sus pechos y de vez en cuando me agachaba para poder besarla en la boca.... cuanta pasión desbordábamos, el tiempo se había detenido y no existía nada que no fueran nuestros cuerpos desnudos moviéndose al ritmo que le imponían nuestros sexos.
Me acosté en la cama y Paty montó sobre mi... con suavidad recorrió con su vagina toda mi verga dejándome sentir nuevamente su humedad, sus pezones erectos me invitaban a mamarlos y pellizcarlos, sentía sus nalgas en mis muslos lo que ocasionaba una mayor excitación en mi, sin embargo dejé que ella tomara la iniciativa, me gustaba verla disfrutar esos momentos de placer alucinante, cerraba sus ojos y decía –que rica verga, tan dura y tan suave al mismo tiempo, mmmmhhhhh- y volvía a recorrer toda su extensión con su humedad.Momentos después, tomo mi pene con su mano y lo introdujo en su vagina y entonces comenzó a moverse balanceando suavemente su cuerpo en círculos, sus pechos se movían con la cadencia de sus caderas lo que me excitaba enormemente; en más de una ocasión tuve que detenerla para evitar eyacular prematuramente...
Ya estábamos los dos en un punto tal excitación que atraje a Paty hacia mi, la abrasé con fuerza y la besé con una pasión desbordada....-ya no puedo más amor....y tu?- pregunté –estoy lista...vamos- entonces ella junto sus piernas y yo la agarre de la nalgas y comenzamos de nuevo a movernos con mas intensidad y vehemencia, la sensación llegó a su punto culminante y no se quien fue el primer en llegar al orgasmo, nuestros susurros y respiraciones se confundieron en un solo grito, nuestros cuerpos vibraron y se estremecieron...una corriente eléctrica recorrió mi cuerpo descargando toda su potencia en mi amante mientras ella se convulsionaba en un grito ahogado... fueron segundos que nos parecieron una eternidad.
Así unidos comenzamos a reír inmediatamente después del intenso orgasmo descargando todo lo que aun podría quedar de energía acumulada en nuestros cuerpos... nos vimos a los ojos y entonces nos volvimos a besar envueltos por unas notas de piano que flotaban en el ambiente...
SSIMON

1 comentario:

  1. Muchas gracias Sim sim sim... my old big love por colaborar con tus relatos... Muackssssss... que se que te gustan...

    ResponderEliminar