martes, 17 de marzo de 2009

DESCUBRIENDO - II -


.... No me pude resistir y con urgencia desabroché sus vaqueros, se los bajé hasta medio muslo, quería disfrutar de la visión de su erección ofrecida dedicada solo a mi. La tomé con mi mano y empecé a acariciarle, su boca recorría ahora mi cuello dejando un rastro de saliva hasta llegar a mi pecho, que hizo suyo, succionando y mordiendo hasta que una descarga de placer recorrió mi cuerpo haciendo que me arqueara y me apreté más contra la pared,... dejándome caer lentamente hacia abajo, hasta que mi boca quedó a la altura de su entrepierna. Tomé sus caderas y lo atraje hacia mi, abriendo la boca para recibir en ella a su miembro, recorriéndola entera, lamiendo, besando, chupando. En ese momento una pareja se puso a nuestro lado, mi cabeza decía que debía parar, pero mi cuerpo se resistía a abandonar el rico manjar que mi boca alojaba, cerré los ojos, si yo no veía, nadie me veía a mi.

Notaba como su miembro crecía y crecía por mis caricias, hasta que me incorporé al tiempo que abría los ojos, volvíamos a estar solos. Levanté una pierna abrazando con ella su cadera, dándole paso libre para que entrara, para que me diera lo que me había ganado. Con suaves movimientos fue abriéndose paso hasta que me penetro completamente y se quedó quieto provocándome un grito de protesta. Levantándome en el aire me giro quedando él apoyado en la pared y comenzó a moverse como solo el sabe moverse, como sabe que me gusta, como sabe que me mata. Yo jadeaba y gemía abandonada al placer, desconectada de todo lo que no fuera lo que estaba sintiendo hasta que no pude contenerme más y exploté con un grito mientras mis jugos que no paraban de fluir resbalaban por sus piernas...

Permanecimos abrazados mientras nuestra respiración se calmaba, poco a poco me bajó hasta que pude apoyar mis pies en el suelo, aun me temblaban las piernas por todo lo que acababa de sentir. Pienso en ello mientras arreglo mi ropa. De nuevo me besa la boca, esta vez es un beso lleno de ternura que hace que cierre los ojos perdida en esa dulce sensación, mientras noto su aliento en mi oido

-” Girate, despacio, abre los ojos y mira lo que has provocado escandalosa”

Abrí los ojos de golpe, vi la sonrisa en sus ojos, iba a girarme de golpe cuando sus manos me frenaron.

-”He dicho despacio, y no grites, creo que ya has gritado bastante hace un momento.... jajajaja”

Estábamos rodeados de parejas haciendo exactamente lo mismo que nosotros habíamos hecho apenas unos momentos antes.

-”Y estos..? de donde han salido..? no los he visto llegar, que vergüenza...”

-”Los has atraído tu con tus gemidos y jadeos...Lo ves.. no ha sido tan malo..”

-” Joodeerrrr Franc... por qué no me has recordado que debía poner un límite..?” Ambos nos pusimos a reír con ganas..

-”Acabas de descubrir tu otra sexualidad hermosa dama...” dijo mientras me abrazaba y me guiaba hacia la salida.

2 comentarios:

  1. Si yo fuera Franc no te llevaría a esos sitios. Si yo fuera Franc no te luciría ante los demás. Si yo fuera Franc te llevaría a una playa desierta. Si yo fuera Franc el sol cubriría nuestros cuerpos desnudos. Si yo fuera Franc la hierba conocería el tacto de nuestras pieles. Si yo fuera Franc la luna se colgaría del balcón mirando para nosotros. Si yo fuera Franc...dios...si yo fuera Franc, pero como no lo soy, disfruta de lo que hagas con él.

    ResponderEliminar
  2. No sólo te veo, también te siento, y me gusta que tus ojos se claven en mí mientras leo lo que sientes, porque seguro que captas lo que pienso.

    ResponderEliminar