jueves, 12 de febrero de 2009

TU REGALO

Estoy en mitad de tu cama, sentada sobre mis rodillas, casi desnuda, solo los encajes negros que me has regalado, y ese pañuelo de seda con el que me has cubierto los ojos, te presiento cerca, y eso me excita, sé que me estas mirando, puedo sentir como tu mirada recorre mi cuerpo y un fuego comienza a encenderse en mi interior anunciando los placeres que voy a recibir.
Una mano acaricia mi mejilla, mientras me susurras al oído. Un dedo dibuja suavemente el contorno de mi cara, hasta llegar a mi boca, mis labios se abren para recibirlo, chuparlo, mi lengua lo lame. Otra mano comienza a acariciar mis hombros, y hace que los tirantes de mi sujetador se deslicen hasta colgar de mis brazos, sigue hablándome, no dejes de hacerlo...me gusta cuando me acaricias así, un leve roce, que baja y asciende por mis brazos, tus dedos aún húmedos por mi saliva se mueven errantes por mi esternón, hasta llegar con caricias a mis pechos.
Busco tu boca, quiero comértela, y te ofrezco la mía entreabierta, pero una boca que no es la tuya lame mis labios y los muerde suavemente. Debería parar, pero estoy excitada por este juego, tu juego. Dejo que me quite el sujetador, y suaves gemidos escapan de mi boca. Siento mis pezones, duros erguidos, gimo suplicando que me los chupe, ...y esa boca desconocida me complace, mi mano aprieta y soba mi otro pecho, me pellizca con sus dientes y me arranca un gemido de placer, y me arqueo elevando aun más mis pechos, y sigue succionando, acariciando esa lengua extraña mi duro pezón.
Estoy muy excitada, empiezo lentamente a separar mis piernas, no te oigo, no me hablas, quiero oír tu voz, una mano baja por mi estomago hasta el borde de mi tanga, me tenso, pero un nuevo mordisco en mi duro pezón me distrae y me arranca nuevos gemidos de placer. Lentamente la mano se abre paso por debajo de la tela y se desliza hasta encontrar mi sexo, estoy totalmente excitada y los dedos resbalan en mis jugos, buscan y frotan mi clítoris y no puedo retener el placer que siento, y grito tu nombre.
Pero este no es mi juego, quiero a quitarme el pañuelo que cubre mis ojos, quiero mirarte a los ojos mientras esos dedos me follan, quiero ver tu cara cuando me corra.
Estas ahí, frente a nosotras , sentado desnudo, acariciando tu hinchada polla , disfrutando mientras nos miras. Voy darte más, siempre quiero darte más. Pido a la puta que has contratado para mi que se coloque detrás, mientras me quito el tanga. No se que me excita más si los dedos de mujer follándome o ver como disfrutas , como sufres.
Mis manos vuelven a apresar mis pechos, y empiezo a sobarlos, apretarlos, pellizcando y estirando mis pezones que vuelven a endurecerse.
Dos manos extrañas siguen entre mis piernas, humedeciéndose con mis fluidos, repartiéndolos hasta mis nalgas, apretándolas, un dedo se introduce por mi culo, mientras la otra mano rodea mi clítoris y lo aprieta, haciéndome gritar presa del placer, me echo hacia atrás, y el dedo entra más en mi culo, estoy a punto de correrme y vuelvo a mirarte ,a llamarte, empiezo a sentir las sacudidas de placer recorriendo mi cuerpo, dos dedos se cuelan en mi coño totalmente mojado, y entran y salen, y me muevo a un ritmo frenético buscando el extremo placer y me siento llena, y no puedo más, y todo no es suficiente, y pido más, te pido más mientras te grito,...mirame, no dejes de mirarme. Llevo un dedo a mi boca, lamiéndolo, chupándolo, saboreándolo imagino que es tu polla, el pulgar roza de nuevo mi clítoris y me derramo y siento como mis jugos calientes resbalan por esas manos empapando la cama, y me retuerzo de placer sin dejar de mirarte, sin dejar de jadear y gritar tu nombre, me cuesta respirar, y vuelvo a mirarte. Un largo gemido sale de tu garganta, y veo como tu leche cubre tu mano, te has corrido mirándonos. Me gustaría lamerla, chupar tu mano, beber de tu leche, pero no lo mereces.



Saco la mano que aún tengo dentro, empapada de mi, en estos momentos no puedo reprimir el odio que siento por ti, y sin dejar de mirarte, lentamente la limpio con mi lengua de mis propios jugos, lamo mi dulce sabor, me saboreo, y le agradezco el placer que me ha proporcionado.

2 comentarios:

  1. No me oyes, yo a tí sí. No me ves, yo a tí sí. Ver tu placer es mi placer. Ver tu excitación es mi excitación. Ver tu deseo es lo que más deseo. Verte acariciada así, follada así, besada así, tocada así....sí, así te quiero.
    Verte y oirte es desearte.
    Te veo,te oigo...ya sabes cómo terminar la frase.

    ResponderEliminar
  2. ese fragmento, de no te lo mereces, me ha llegado al alma
    precioso relato my godesss

    ResponderEliminar