martes, 10 de febrero de 2009

LO QUE ME PROVOCAS....



Mi deseo de ti se despierta cuando cae la noche, ...por desgracia no estás, y yo ...necesito sentirte. Por la necesidad de mi cuerpo, empiezo a imaginarte recostado a mi lado, recorriendo todos mis rincones ,...cada centímetro de mi piel.

Estoy tumbada sobre mi cama, sola, desnuda, esperando que tus manos me recorran, puedo sentirte aquí junto a mi, noto tu aliento en mi piel, siento tu calor, tu olor.

Imagino tus manos sobre mi cuello, puedo sentirlas, porque mis manos son ahora las tuyas, siento tu respiración en mi oído, y esa música que me lleva a ti, a donde tu estas, tan lejos y a la vez tan cerca.
Podría jurar que me sientes mientras tus manos comienzan a bajar por mi cuerpo despertando en él el deseo. Mis pechos se mueven con la pasión de mis manos, mis pezones se ponen duros, ...casi me duelen. La respiración se me entrecorta y un fuego intenso me recorre por completo.

Mi necesidad de ti me desespera, e imagino tu boca lamiendo y mordiendo mi pezón que se endurece aún más si ello es posible. Noto como me humedezco solo de pensarte, y sin poder remediarlo una de mis manos va directa a mi clítoris.

Lo acaricio como si lo hicieras tu, con esa justa presión, en círculos como tu sabes que me gusta sentirte hacerlo. Sé que puedes sentir como me muevo en cada giro que le haces, … estoy tan húmeda que podría correrme sin más, pero no quiero llegar aún.

Sigues frotándolo y mi respiración se acelera mientras pronuncio tu nombre. Estoy a punto de gritarte que sigas, que quiero más, que no me aguanto, que me puedes, que te deseo con pasión. Voy a explotar..., quisiera que me penetraras, que follaras a esta hembra caliente, pero es tan grande el placer que siento que no quiero perder ni un solo instante de este gozo.

Y sigo gritando tu nombre. Y no puedo más, mi respiración se agita mucho y mi cuerpo se retuerce de placer, casi podría desmayarme por lo que estoy sintiendo, mi cuerpo no puede retenerlo y exploto en un éxtasis de placer que se derrama entre mis piernas, e imagino tu lengua degustando las mieles de mi cuerpo y más me excito y más me mojo por ti y solo quiero seguir sintiendo que este momento no acabe jamás.

Me penetro con mis dedos mojados por mi humedad, suave pero firme como me gusta y excita, casi puedo sentir tu olor, cuanto te gustaría verme y tenerme así, bajo el poder de tu posesión.

Ahora busco en el cajón mi vibrador, mis dedos no alcanzan el fin y necesito sentir tu fuerza, que me llenes de ti. Solo me penetro con la punta, juego como tu lo haces en los bordes de mi vagina, entras y sales, y vuelves a rozar mi clítoris, mientras mi cuerpo te sigue desesperadamente, para que entres por completo, disfrutando y padeciendo el juego, pero me excita tanto hacerlo, que me folles sin entrar, que me mates sin follar.

No aguanto más y me penetro más y más fuerte, igual que lo haces tu y pierdo el aliento y la respiración se acelera junto con mis gemidos

...Me escuchas? …Me sientes?

Me estoy empapando. Esto te gustaría tanto. No puedo parar, ya no puedo contener mis gritos, ni nombrarte desesperadamente para que no pares. Necesito gritarte para que sigas, decirte que me encanta que me folles. Mis piernas se abren y se cierran al ritmo de la penetración en un baile desesperante por contenerme y no aguantar, hasta que la respiración se va calmando y comienzo a sentir como estoy acabando, cómo mis líquidos fluyen...

Estoy empapada y siguo fluyendo como si no acabara jamás de correrme, pero sigo follándome y vuelvo a excitarme. Estoy casi sentada con las piernas abiertas, muy abiertas, invitándote a que sigas a que no pares, porque me vuelves loca de placer.

Quiero sentir mi sabor como cuando tú te acercas con tu boca y me besas, entonces mis dedos me acarician y los llevo a mi boca. En estos momentos me siento muy excitada, lujuriosa, sensible, mojada, obscena, ...muy hembra. Seguro que si pudieras verme entrarías con tanta fuerza que no aguantarías ni un minuto en el fuego de mis entrañas y te derramarías en mi.

Vuelvo a penetrarme fuertemente, a un ritmo que solo tú puedes llevar. Mi cuerpo está temblando, totalmente transpirado, mojado del deseo que tengo y grito tu nombre en un arranque desesperado de lo que siento por ti. No puedo más y no puedo parar la intensidad. Mi cuerpo está en un estado de excitación extrema y mi respiración comienza a enloquecerse de nuevo y empiezo a gemir locamente mientras las embestidas me revientan, pero las necesito, necesito sentir tu fuerza, tu potencia, tu pasión mientras expulso mis salados jugos de forma impulsiva ,... abundante,... caliente.

Todo lo que me rodea ha quedado totalmente mojado y puedo sentir el aroma a excitación que hay en el ambiente. Todo huele a mí. Pensar en ti, imaginarte, me ha provocado pasión en cada parte de mi cuerpo.

Ahora solo quisiera abrazarte y dormirme en tu pecho sintiendo el calor de tu piel y deseando que hayas sentido lo mismo que yo sentí.

Espero que me sueñes y me disfrutes tanto como yo te he soñado y disfrutado a ti.

Será que te extraño..., no lo sé.

3 comentarios:

  1. de esa misma manera te extraño, de esa misma forma provocas en my, todo lo que tu sabes y si hay algo que deseo es sentir my nombre cuando tu te corres para my

    ResponderEliminar
  2. Me gustaria despertar en ti ese deseo incontrolable, esas ganas, esas ansias.
    Me gustaria oirte decir mi nombre, oirte gemir, jadear, gritar, ver como te excitas, olerte, saborearte.
    Solo un pequeño detalle nos lo impide,
    Cuando nos conoceremos?

    ResponderEliminar
  3. oh oh my niña
    debo ponerme celoso?
    te acostaste pasadas las 4
    trobadores que te envian relatos que te hacen masturbarte y alguien que esta deseando conocerte, vaya!!

    ResponderEliminar